lunes, 23 de febrero de 2015

Alerta: oleada de secuestros virtuales

La advertencia ha sido comunicada por la policía española. Los secuestros virtuales son timos telefónicos, donde se exige dinero a una persona para liberar a un familiar que en realidad no ha sido secuestrado. Conozca cómo actúan estos falsos captores.


Crecientes denuncias sobre secuestros virtuales en España han desatado la voz de alarma por parte de las fuerzas policiales. Recientemente, muchas personas han sido víctimas de este modus operandi. Los damnificados han manifestado haber recibido una llamada telefónica de presuntos secuestradores que les exigieron el rescate económico de un familiar, bajo amenaza de darle muerte. Se les ha llegado a demandar entre “350 y 5.000 euros” para liberarlos. Algunos han pagado las sumas solicitadas al instante para luego darse cuenta de que se trataba de un engaño.
Resulta difícil de creer, pero esta modalidad basada en el secuestro virtual extorsivo se está extendiendo en territorio español. Generalmente, antes de perpetrar el engaño, los  timadores realizan una tarea de investigación que consiste en recoger datos concernientes a su próxima víctima. La mayor parte de esta información, como nombre, aspecto físico, vestimenta y entorno social con el que se relaciona, son recogidos de redes sociales tales como Facebook.
Otros datos, como el movimiento que la persona realiza, sus horarios de trabajo o, en general, las horas en que se ausenta de su domicilio, son recabados mediante el seguimiento directo. Ya con estos conocimientos, el siguiente paso que llevan a cabo es contactar telefónicamente con la familia. El interlocutor utiliza una serie de mecanismos psicológicos para provocar el shock emocional en la persona que atiende la llamada. Con un lenguaje agresivo informa de que mantiene cautivo a un familiar de quien da nombre y características. Mientras la víctima trata de asimilar la noticia, el timador esgrime amenazas y le exige el depósito inmediato de dinero mediante transferencia o a través de una empresa de envío rápido. Mientras tanto, como mecanismo de presión, utilizan una grabación o un cómplice que finge estar siendo maltratado y suplica el pago del dinero. Lamentablemente, muchas familias se han visto afectadas por estos hechos y han accedido al pago del rescate.
Según información trascendida en la prensa, hasta el momento se desconoce la procedencia de estos llamados, ya que han sido codificados para que figuren como “llamada privada” o “número desconocido”. De igual modo, los funcionarios de la Sección de Secuestros y Extorsiones de la Comisaría General de la Policía Judicial han contactado con la Interpol para profundizar en las investigaciones y hallar a los culpables.
¿Cómo prevenir secuestros virtuales?
En primer lugar, no atender a llamadas de desconocidos. Ni bien se note algo extraño se debe colgar. Es necesario advertir de este tipo de acciones a las personas mayores de edad, ya que suelen ser blancos de estos delitos.
Por otra parte, los expertos recomiendan no revelar información personal en las redes sociales, sobre todo en lo concerniente a próximos movimientos a realizar, como viajes, horarios en los que se acude al trabajo y demás. También es necesario disponer de medios para comunicarse de forma inmediata con familiares cercanos para corroborar su paradero.
En caso de haber recibido una de estas llamadas, se recomienda comunicarse con el 091 o bien con la dependencia policial más cercana para efectuar la correspondiente denuncia.




No hay comentarios:

Publicar un comentario