domingo, 5 de noviembre de 2017

Cómo saber si un link es seguro o trae malware antes de pulsar

Cómo saber si un link es seguro o trae malware antes de pulsar

Cuando navegamos por Internet estamos expuestos a múltiples amenazas. En los últimos tiempos incluso hemos visto cómo ha aumentado la cantidad de malware y ataques. Ransomware, troyanos, virus…
Son muchos los tipos de infecciones que pueden afectar a nuestros dispositivos. La forma en la que se propagan también es muy variada. Sin embargo una muy frecuente es a través de links. Ya vimos por ejemplo el caso del virus de Facebook que se escondía en un vídeo falso. En este artículo vamos a hablar de cómo podemos saber si un link es seguro o contiene algún tipo de malware, antes de abrirlo.

El peligro de un link fraudulento

A través de SMS, correos electrónicos, mensajes por redes sociales… Los links fraudulentos nos pueden llegar por medio de muchas formas distintas. A veces podemos confiar y creer que si pinchamos en ese link no va a pasar nada, pero oculta algún tipo de malware peligroso que ponga en riesgo el buen funcionamiento de nuestro equipo.

Cuando pulsamos algún enlace puede llevarnos a un sitio web que nada tiene que ver con lo esperado. Nos aparece una descarga, ventanas emergentes que se abren, adware… En definitiva, nuestro equipo ha sido afectado por algún tipo de malware.

Pero si hay algo muy peligroso es el phishing. Esto es cuando los atacantes se hacen pasar por una organización, empresas o página legítima, pero que en realidad busca conseguir nuestros datos. Es el caso de e-mails que nos intentan hacer creer que son del banco, nos piden nuestras credenciales pero en verdad se trata de un ataque informático.

Consejos

Hay algunos consejos que podemos utilizar para no ser víctimas de esto. Saber, antes de abrir un link, si este es seguro o hay que sospechar.

Lo primero es utilizar el sentido común. Por ejemplo si recibimos un e-mail o mensaje por red social, WhatsApp, etc. En ocasiones se hacen pasar por nuestro banco y nos piden que introduzcamos nuestro usuario y contraseña. El banco jamás enviaría un mensaje de este tipo. Pero el banco es sólo un ejemplo. Cualquier cosa que veamos sospechosa, no debemos de abrirlo.

Del mismo modo, son muchos correos, mensajes… Que podemos recibir donde nos aseguran que hemos ganado un premio. Hemos sido los elegidos en un sorteo o también que tenemos que hacer tal cosa (muy simple) para ganar dinero. Es el cebo que utilizan.

Otra cosa muy importante que debemos de hacer es saber quién está detrás. Por ejemplo si nos envían un e-mail, asegurarnos antes de que realmente nos lo envía la persona u organización que dice ser. Saber, antes de abrir un link, si no están suplantando la identidad.

Leer bien el texto del link. En ocasiones dejan pistas para saber que se trata de algo fraudulento. Algún dominio raro, nombres sin mucho sentido, etc. También, especialmente para las cuentas que sean sensibles como por ejemplo un banco, nunca poner nuestros datos en una web que no sea HTTPS.

Por otra parte, lo mejor es no abrir links para acceder a una cuenta, sea la que sea. Es decir, lo mejor es escribir directamente en el navegador la página a la que queremos acceder para conectarnos.

Saber si un link es seguro

Todo esto son consejos para no caer en la trampa de links fraudulentos. Ahora vamos a pasar a ver cómo podemos analizarlos antes de pinchar en ellos.

Existen programas con esta función y uno de ellos es AVG. Es un antivirus gratuito muy conocido. Dispone de una página donde podemos analizar los links. Simplemente tenemos que introducir esa URL de la que dudamos o el nombre de la página y puede detectar si hay algo raro.

Kaspersky también tiene una función muy similar a la de AVG. Del mismo modo también analiza la URL que le peguemos y la escanea en busca de posibles puntos peligrosos.

Google también es nuestro amigo en estos casos. Muchas veces basta con pegar aquí la URL y seguro que encontramos información sobre la misma.






Fuente: Redeszone.net

No hay comentarios:

Publicar un comentario